Artículo
Y tú, con quién te identificas?
Y tú, con quién te identificas?
¿Y tú … con quién te identificas?

Cuando resgresé de Exatlón Disney me envió un kit “Princesa Disney” y una felicitación padrísima por mi participación en el programa. Cuando lo abrí se me salieron lágrimas -tengo que reconocerlo- y todo me hizo sentido: me asignaron ser la princesa Mulán: Macky-Mulán :)
Desde niña Mulán ha sido para mí un referente súper importante a tal grado que cuando tenía que competir o exponer o rifarme para determinada situación, escuchaba sus canciones para inspirarme y me concentraba tratando de entender y concientizar por qué tenía que ser valiente y dar mi mejor versión a pesar de cualquier adversidad por la que estuviera pasando.

¿Por qué admirar a Mulán?

- porque a pesar de vivir en el confort, con la vida resuelta y cómoda, era diferente a todas las demás mujeres a su alrededor.
- porque decide ir a la guerra por proteger a su papá que está enfermo.
- porque nunca se rinde, a pesar de que nadie cree en sus capacidades.
- porque vive un proceso de crecimiento permanente, tanto físico como personal.
- porque se da cuenta que puede hacer las cosas igual o mejor que un hombre.
- porque siempre es tipaza y tiene un corazón enorme.
- porque regresa a su casa como heroína y regresa con su novio guapísimo y súper top! jajaj

Casi todo es un símil de la experiencia que yo tuve en Exatlón, a excepción de que mi papá no quería que participara en esta competencia porque prefería que me enfocara en mis estudios y al deporte. BTW en mi familia nunca habíamos visto ese tipo de programas.
Algo curioso, que me parece ¡¡¡el colmo!!! Es que mi papá, me han contado, siempre apoyaba a otras participantes para que me ganaran y yo regresara lo antes posible a mi casa… sin embargo, nop pa jajaja … fui la última en salir.
Otra diferencia es que yo no llegué a ser feliz con mi novio guapísimo como Mulán ja ja, sino todo lo contrario. Esto me ayudó a entender lo importante que es tomar decisiones con seguridad y valentía, y que todo es una lección de vida para mejorar y seguir adelante.

Mulán no es sólo una princesa linda y delicada, es mucho más que eso, es una guerrera. Está lejos de ser el prototipo de princesa del cuento de hadas, ella representa lo que, desde hace cientos de años hasta el día de hoy, todas estamos buscando:

ser genuinas, fuertes, decididas, y luchar por cumplir nuestras metas, objetivos y sueños, demostrándonos que con esfuerzo, dedicación y trabajo podemos superarnos a nosotras mismas.

Te adoro por siempre Mulán!