Artículo
En solidaridad con el Equipo Azul
En solidaridad con el Equipo Azul
En solidaridad con el Equipo Azul
A raíz del accidente aéreo que tuvo el equipo azul de la segunda temporada de Exatlón me hice ciertos cuestionamientos.
En primer lugar, la vida es tan impredecible y en ocasiones efímera que queda claro que hay que tratar de vivir plenamente todos los días.

La noticia , honestamente, me shockeó porque nosotros viajamos en las mismas avionetas, con los mismos choferes, en condiciones climáticas similares y, simplemente pudimos haber sido nosotros los protagonistas de este desafortunado accidente.

Toda mi solidaridad con los integrantes del equipo azul que tuvieron esta horrible experiencia; la vida nos presenta pruebas, oportunidades, retos… y, por fortuna, ustedes pueden tomar este episodio para fortalecerse y también para ser agradecidos con la vida, que continua.
Por otra parte, me asombran algunos comentarios de las personas que siguen el programa, ya que toman a la ligera una situación en la que estuvieron a punto de perder la vida algunos deportistas, participantes de este reality, que simplemente persiguen un sueño.

Para el espectador es tan sencillo decir “todo está arreglado”, “la producción planeó esto”, etc. como sucedió varias veces la pasada temporada, haciendo comentarios sobre mi persona; sin embargo, en esta ocasión, en la que el acontecimiento fue de vida o muerte, me llama la atención que haya personas tan poco sensibles, carentes de empatía y de afecto, que puedan hacer comentarios negativos e incluso burlarse de lo sucedido.

En muchas ocasiones me doy tiempo para contestar a las personas que escriben comentarios negativos por las siguientes razones:

Según el psicólogo y sociólogo Erich Fromm, el fanatismo es una especie de intento de huir de la soledad. Los fanáticos, dice, suelen ser personas con baja autoestima, inseguras y de frágiles lazos afectivos con los demás, que buscan lo que les falta, amando o creyendo ciegamente en algo o en alguien.

El fanático suele tener ciertas características:
- Cree poseer la verdad, y, por lo tanto, no admite ser cuestionado por alguien.
- No tiene la mente abierta hacia otras creencias u opiniones. Su mente se cierra, en un mundo de ideas contaminadas, que sólo sirven para hacer crecer su ciego apasionamiento. Es decir, desprecian lo diferente.
- No razona, lo que piensa se convierte en dogma de fe.
- Intenta imponer sus ideas a los demás, en ocasiones incluso violentamente, quiere que cuantos le rodean piensen igual que él o ella.
- No es raro que formen grupos para atraer a personas fanáticas que apoyen sus ideas.

No juzguemos tan fácilmente a las personas, no olvidemos que detrás de cada uno hay una historia que no conocemos, tratemos a los demás como nos gustaría que nos trataran, hay que ser más humanos, sensibles, empáticos porque cada vez que nos volvemos menos sensibles ante el dolor ajeno, perdemos espacio en el grupo social al que pertenecemos.

Recordemos que las personas que están en este programa tuvieron razones muy personales para aceptar estar ahí, y que podemos identificarnos con un equipo o con un participante, pero, seamos conscientes que no podemos desearle mal a alguien por ningún motivo, los invito a que rescatemos nuestra verdadera esencia humana, yo, tú, todos, podemos ser mejores y contribuir a una sociedad más armónica.

#MackyGonzalez